Segundo día.

Aunque esta entrada no corresponde con el día de hoy, nuestro segundo día en Bruselas fue un tanto ajetreado. Tras una larga noche de descanso (en este caso, para nosotros) nos levantamos y fuimos a desayunar. Tuvimos que desplazarnos al ‘Nekotel’, otro hospedaje el cual nos ofreció un ‘suculento’ desayuno típico de los franceses.

Una vez recargadas las pilas y el estómago lleno, tomamos rumbo hacia la estación de metro más cercana para desplazarnos al centro de la ciudad, donde se encuentra el ‘Centre Belge de la Bande Dessinée’ o también conocido como el Museo del Cómic de Bruselas.

Una vez finalizamos nuestra visita, pondríamos rumbo a otro de los centros que más visitas recibe de todas partes del mundo; estamos hablando, en este caso de la ‘House of the European History’, traducido a nuestro idioma, la Casa de la Historia Europea. Se trata ni más ni menos de una institución cultural y museo fundada por el Parlamento Europeo. Esta Casa pretende utilizar todos los medios posibles para fomentar un mejor conocimiento de la historia y la integración europeas.

Aunque no se pudiesen tomar muchas fotografías, posteriormente al viaje os dejamos algunas que nos parecieron interesantes.

Parecía que se había congelado el tiempo, pero pasó tan rápido que, en cuestión de segundos, nos encontraríamos de nuevo en el metro rumbo a descubrir, quizás, la figura más emblemática de Bruselas.

El Atomium, una estructura de alrededor 102 metros de altura, construida para la Exposición General de primera categoría de Bruselas del año 1958.

Se caracteriza por sus nueve esferas de acero, tan grandes que se veían a lo lejos, nada más salir de la boca del metro. El Atomium se encuentra ubicado en el parque de Heysel.

En el interior de las esferas hay exposiciones de carácter tanto permanente como temporal. Entre las exposiciones permanentes merece la pena destacar la que se refiere a la propia Exposición de 1958, en la que se incluyen todo tipo de documentos gráficos y multimedia.

Pero eso no es todo, tendríamos que acceder a la parte más alta. Subimos gracias al elevador, que según cuentan, es el más rápido del mundo. El elevador del Atomium sube a sus visitantes a cinco metros por segundo hasta la esfera más alta, la que ofrece un mirador y un restaurante.

Estos 102 metros de altura permiten tener unas amplias vistas de la llanura de Bruselas y unas interesantes perspectivas del propio monumento.

Tan rápido se pasa el tiempo, que se escapa sin darnos cuenta. Era la hora de regresar al hotel y concluir con nuestra jornada de actividades propuestas. Daría comienzo otra etapa donde el ocio o el descanso fueron nuestra mejor opción, pero siempre recordando que el día que aquí termina, pasaría a formar parte de un pedacito de nosotros.

 

Escrito por David Martínez, Raúl Tejedor, Saúl Alonso y Víctor Manuel Mateos. Estudiantes de 1º DAW y Administración y Finanzas del IES Ribera de Castilla de Valladolid e IES Madrigal de Ávila.

Anuncios

2 comentarios en “Segundo día.

  1. Os felicito por el diario realizado del lunes 8 de mayo no sólo por la magnífica descripción de lugares visitados, sino también por la transmisión de emociones que habéis sabido transmitir. Tenéis vena de literatos.
    Únicamente os ha faltado firmar este maravilloso diario lleno de inteligencia emocional.
    Enhorabuena.
    Mari Carmen López González
    Prof. del IES Alonso de Madrigal de Ávila.

    Me gusta

  2. Comentario al primer día 7 de mayo.
    Gracias por ser las primeras reporteras voluntarias para iniciar este diario en busca de la senda comunitaria profesional, sé que habéis tenido que hacer un esfuerzo especial porque este primer día fue agotador, salimos casi sin dormir de Valladolid a las 2.30 h y de Ávila a las 3.45h, además de todo el viaje en avión, que aunque no hubo retrasos, sí que nos dimos unos largos paseos por la T 1 del aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de Madrid para buscar la puerta embarque y después al llegar al aeropuerto de Bruselas, para recoger las 2 maletas que nos metiron en la bodega cuando habíamos optado por llevar maletas de cabina para no facturar, y todo porque algunos pasajeros ocupaban el espacio reservado a las maletas para colocar sus bolsos de mano o mochilas. A ver si a la vuelta no nos vuelve a ocurrir y reclamamos al personal de abordo que se coloquen adecuadamente las maletas.
    Para aprovechar intensamente el primer día, no paramos apenas para dejar las maletas en el hotel y nos fuimos inmediatamente a conocer el maravilloso centro de Bruselas con mucha ilusión y alegría, pero con un programa intensímo todo el primer día. Por eso tenéis un mérito especial por haber sido nuestras primeras reporteras en abrir esta senda escrita, que me ha encantado cómo la habéis iniciado llamando “compañeros” a chicos y chicas de otro IES que no conocíais. Fue muy emocionante y satisfactorio ver cómo os integrasteis todos desde el primer momento que entramos en el autobús los que íbamos de Ávila y cómo en el reparto de las habitaciones también os mezclaistéis. Sois todos un ejemplo de integración interciclos e interprovincias. Enhorabuena, seguid así en vuestra vida personal, académica, profesional y laboral. Llegaréis muy lejos.
    Nos gustaría que firmarais este diario.
    Muchas gracias.
    Mari Carmen López González.
    Prof. de FOL del IES Alonso de Madrigal de Ávila.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s